Prensa Santa Cruz
Salud

¿Cómo Saber si Tuve Covid-19?: Antígenos, PCR, IgM e IgG

Desde que la pandemia de coronavirus fue creciendo se ha hablado de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), anticuerpos, IgG, IgM… El último agregado a la lista fue la prueba de antígenos. Pero, ¿entendemos lo que significa cada término cuando necesitamos someternos a una PCR, una prueba de antígeno o una serológica?

Los síntomas más comunes del coronavirus, según lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS), son fiebre, tos seca y fatiga. Sin embargo, también se reconocen otros síntomas menos comunes como dolor o malestar, congestión nasal, dolor de cabeza, dolor de garganta, falta de gusto u olfato, conjuntivitis, diarrea y erupciones cutáneas.

Una vez que aparecen estos síntomas, un médico puede solicitar una PCR o una prueba de antígeno para confirmar o descartar el diagnóstico.

¿Qué es PCR?

La PCR es una técnica molecular que se puede utilizar para detectar el genoma del virus utilizando su ARN (ácido ribonucleico) o su ADN (ácido desoxirribonucleico). “En el caso del coronavirus, reconocemos el ARN del virus.

Es decir, cuando el virus infecta a una persona, penetra en las células de la nasofaringe y comienza a replicarse. Intentamos detectar el ARN viral a partir de una muestra de mucosa nasofaríngea”, explica Pilar Catalán, jefa del servicio de virología del Hospital Universitario Gregorio Marañón.

Esta compleja técnica, que debe realizarse en el laboratorio, nos permite saber si la persona tiene o no tiene una infección por coronavirus. Y puede detectarse unos días antes de que comiencen los síntomas y mucho después de que desaparezcan.

“La prueba de PCR determina si el virus está presente o no, no la cantidad de virus -carga viral- que tiene el paciente”, añade Daniel Carnevali, Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid.

La PCR puede permanecer positiva durante varias semanas e incluso algunos meses. Sin embargo, esto no significa necesariamente que el virus todavía esté activo, sino que todavía están presentes fragmentos de coronavirus. “Lo que se manda son los síntomas del paciente” y si los síntomas han desaparecido, se considera que la persona está curada, explica Catalán.

¿Qué es la prueba de antígeno?

Las últimas en llegar al sitio del coronavirus en España han sido las pruebas de antígenos. ¿Qué son? Según Alberto Delgado-Iribarren, jefe del servicio de microbiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, las pruebas de antígeno se utilizan para detectar «la presencia del virus de forma muy sencilla y con dispositivos muy rápidos, como con el embarazo, etc.».

Una de las ventajas de la PCR es que los resultados se consiguen en unos 15 minutos y no es necesario contar con un laboratorio especializado. La velocidad permite tomar decisiones sobre inclusiones y seguimiento de contactos.

Eso sí, Delgado-Iribarren enfatiza que las pruebas de antígeno no se pueden hacer en casa sino que la toma de muestras debe ser realizada por un profesional a partir de secreción nasofaríngea.

Aunque las pruebas de antígenos son más baratas que la PCR, no son tan sensibles. Sin embargo, pueden diagnosticar a personas con alta carga viral.

“Es una estrategia que se sigue mayoritariamente en muchos países porque estamos muy interesados ​​en detectar a aquellos pacientes con una gran cantidad de virus porque pueden ser altamente contagiosos”, dice Delgado-Iribarren.

La PCR permite detectar el coronavirus en cualquier momento durante la infección. Por su parte, las pruebas de antígenos son útiles en los primeros momentos posteriores a la aparición de la infección, es decir, de los 5 a 7 días posteriores, cuando existe una mayor cantidad de virus.

Sin embargo, aunque la eficacia entre los dos test de covid-19 en estas ocasiones es similar, Delgado-Iribarren explica que la prueba de antígeno se aplica principalmente a personas con síntomas.

Aunque la mayoría de las pruebas de antígenos se realizan en centros de salud, su gran capacidad diagnóstica hace que también se utilicen en hospitales. “Estamos interesados ​​en que el departamento de emergencias no tenga multitudes. Su utilidad es muy grande ”.

De hecho, el traspaso de la prueba de antígenos a la atención primaria de cierta forma ha permitido retirar los laboratorios hospitalarios, que en gran parte se han visto trastornados desde que comenzó la pandemia con la PCR.

El uso de pruebas de antígeno en pacientes asintomáticos es mucho menos útil porque no es posible limitar el momento en que han estado en contacto con el coronavirus. “Es útil si podemos limitar la infección. Allí es conveniente utilizar una PCR, porque aunque haya niveles más bajos del virus, esta prueba podrá detectarlo”.

¿Qué son los anticuerpos IgG e IgM?

Otra forma de saber si la persona ha estado expuesta al coronavirus es la detección de inmunoglobulinas IgG e IgM.

“Estas inmunoglobulinas son proteínas que reconocen, capturan y bloquean virus para que las células del sistema inmunológico (linfocitos) puedan reconocerlos y eliminarlos”, dice Carnevali.

En infecciones como el coronavirus, se analiza la sangre para detectar la presencia de anticuerpos IgG e IgM. “Los que se generan primero son IgM. Suelen aparecer entre 7 y 10 días después del inicio de la infección. Las IgG aparecen más tarde y, en muchas infecciones, permanecen de por vida. Y eso también lo confiamos en el coronavirus”, dice Catalán.

Y parece que si bien esta inmunidad se extenderá con el tiempo, todavía es demasiado pronto para estar 100% seguro de que sucede de esta manera, dado que el coronavirus es un patógeno más nuevo.

Según Carnevali, si solo se encuentra IgM cuando se realiza una serología sanguínea para detectar anticuerpos, existe una alta probabilidad de que la infección se encuentre en las primeras etapas. Esta inmunoglobulina se vuelve negativa a medida que avanza la enfermedad.

Sin embargo, si están presentes tanto IgM como IgG, es posible que “haya pasado más tiempo desde el inicio de la infección y queden remanentes de la fase aguda. Si solo se observan anticuerpos IgG, pensamos que la fase de replicación viral ha terminado ”, dice Carnevali.

¿Positivo o negativo?

¿Qué significan los aspectos positivos y negativos? Hay diferentes posibilidades:

Si IgM e IgG son positivas, la persona tiene una infección relativamente reciente y desarrolla anticuerpos.

Si la IgM es positiva y la IgG es negativa, podría significar una infección muy reciente. En este caso, es recomendable repetir el análisis a los quince días para comprobar si la IgM se vuelve negativa y la IgG positiva, lo que implicaría la aparición de anticuerpos.

Si la IgM es negativa y la IgG positiva muestra que la persona ha estado en contacto con el virus y ha producido anticuerpos. “Es la situación ideal y, en principio, la persona tiene protección ante una nueva infección”, añade Catalán.

Si IgM e IgG son negativas, la persona no ha entrado en contacto con el virus y no ha desarrollado anticuerpos.

Catalán advierte que la IgM puede dar falsos positivos y causar confusión, y lo atribuye a una baja especificidad de la prueba. Sin embargo, el panorama aún puede cambiar, ya que es probable que la tecnología utilizada para este nuevo virus avance en un futuro próximo.

Lo mismo ocurre con los tests rápidos de covid que, aunque son cómodos, son menos fiables que las pruebas de laboratorio. Este tipo de prueba «no identifica el ARN del virus, pero también detecta los anticuerpos producidos contra el virus en la sangre sin cuantificarlos, solo dice si están presentes o no», dice Carnevali.

Aunque ha habido cierta confusión en los últimos meses con lo que son las pruebas rápidas, Delgado-Iribarren recuerda que muestran información sobre la generación de anticuerpos y si la infección ocurrió en los 7-10-14 días anteriores.

Es una prueba muy sencilla que se realiza mordiendo el dedo del paciente y colocando la sangre en un dispositivo, de forma muy similar al control glucémico de la diabetes. «Las pruebas rápidas no son útiles para detectar infecciones activas. Son muy útiles para estudios de seroprevalencia, aunque son menos sensibles que cuando se analiza la presencia de anticuerpos con un análisis de sangre completo».

Inmunidad celular

Gracias al análisis de IgG, se encontró que el 15% de la población no genera anticuerpos. ¿Por qué? Según Catalán, esto puede deberse a la necesidad de pruebas más avanzadas o a que el sistema inmunológico ha utilizado otros medios de defensa, como la inmunidad celular; «En caso de que el cuerpo tenga que enfrentarse nuevamente al virus, el sistema inmunológico activará otras vías celulares para defenderse de la infección».

Related posts

Ozonoterapia, inyecciones de ozono y terapia de ozono

Prensa Santa Cruz

Famosas al desnudo para concientizar sobre el cáncer de piel

Prensa Santa Cruz