Prensa Santa Cruz
Actualidad

Spas de belleza y barberías, ¿boom o decadencia?

Posiblemente vaya caminando por la calle y vea tantos letreros de “Barbería” “Nails” o bien “Beauty bar” que crea que sea un negocio que esté vendiendo como pan a mil. Y no es de extrañarse. Solo en la ciudad de Bogotá había registradas frente al Ministerio de Comercio novecientos barberías el año pasado.

Servinformacion efectuó una radiografía de comercio en el país el año pasado, y probó que las peluquerías y los salones de belleza representan nueve por ciento del total de los negocios rentables en el país , teniendo veintidos y seiscientos sesenta y uno establecimientos en funcionamiento.

Ocupan el segundo puesto tras las tiendas de distrito que representan el veintiuno por ciento . Las proyecciones apuntan a que el mercado alcanzará un valor de dólares americanos 5.274 millones de dólares americanos a final del año en curso.

Y las barberías, estos puntos de encuentro que vienen desde la temporada medieval donde los barberos no solo cortaban pelo sino hacían operaciones bucales y cirugías, mueven más de dólares americanos 547 millones de dólares americanos por año en productos para cuidado masculino, conforme la asesora Euromonitor. Mas pese a estas deslumbrantes cifras parece que el mercado ya comienza a verse sobresaturado.(iStock Images)

Prosiga leyendo: La aplicación que es el Uber de la belleza

Los spas de uñas

Puede decirse que el apogeo de esta clase de negocios le llevó una ventaja a las barberías. Ya hace más de seis años que comenzaron a surgir los primeros, con la idea de brindarle a las chicas un espacio donde compartir con sus amigas, hacerse las uñas y tomarse algo mientras. Algo que era tendencia hace bastante tiempo en otras unas partes del planeta, mas que en el país hasta el momento veía sus albores.

El primero de ellos, que consiguió posicionarse como una marca y abrió los ojos sobre la ocasión del negocio en el mercado fue We Love Nails. Andrea Novoa, una de sus creadoras, explicó a formación profesional que su negocio nació como “un sitio cool” que se distinguía de las desganadas peluquerias de siempre y en todo momento a donde solo iban las mamás. “Nos dimos cuenta que estaba el apogeo de ir a un a peluquería asequible de siete mil pesos en estratos seis donde todo era en volumen y deseábamos un término de una peluquería refinada donde importase más la calidad”.

Con lo que de la mano de ellas comenzó el término de club de belleza. “Cuando abrimos el mercado se infestó, eran diez.000 locales por esquina pues todo el planeta creyó que era el negocio del siglo y fueron cerrando pues verdaderamente es un negocio muy complicado”.

Conforme Novoa, el éxito está en ofrecer muchos servicios para no depender solo de uno. “En un principio hubo un bum de diseño de uñas en el planeta mas era una moda y nosotras lo sabíamos entonces nos tocaba prepararnos para el instante en que la moda pasase. Nos repensamos y afirmamos bueno qué viene tras esto, de ahí que es que We Love Nails ya no tiene por nombre de esta forma, lleva por nombre We Love Beauty y ahora integra, pelo, cepillado, pintura, spa anatómico y dermatológico, pestañitas, entre otros”.

En contraparte, hay quienes aseveran que pese a la enorme competencia en spas de belleza, la opción siempre y en todo momento será especializarse solo en un tema. “La gente busca que cada negocio se especialice en algo muy puntual y que además de esto ofrezca un factor diferencial”, asevera Liliana, Franco, autora de la marca Super Wow. Comenzó vendiendo vendiendo máquinas digitales impresoras de uñas, mas entonces se dio cuenta que las mujeres buscaban una consultoría singular en lugar de ir a un sitio donde encontrase todo.

Le puede interesar: Cuánto gasta una colombiana para salir de la tusa

Se salieron del manicure tradicional, crearon su marca de esmaltes cinco free ( libre de tolueno, formaldehído, ftalato de dibutilo, resina de formaldehído y alcanfor) y comenzaron a ofrecer servicios como manicure de chocolate, de uva, de café, y otros productos donde la explicación y la consultoría especializada es mucho más esencial.

“Muchas personas nos han intentado copiar. Llegan acá a los salones y tratan de llevarse a nuestras manicuristas y a nuestros administradores por el hecho de que la gente piensa que montar un negocio es soplar y hacer botellas, mas existen muchas cosas detrás. Entre esas las perseverancia, la pasión, la dedicación, el tema de innovación y resistencia en lo económico mientras que lo sacas adelante”, afirma Franco. Un par de años después, el día de hoy ya cuentan con diez franquicias, y aguardan abrir tres más en los próximos meses.

Related posts

ANFAC rechaza por ‘excesiva’ la prohibición a los vehículos de combustión en 2040

Prensa Santa Cruz

¿Sabes cómo se consigue el ron perfecto? ¡Nosotras te lo contamos!

Prensa Santa Cruz

Leave a Comentario